jueves, 10 de agosto de 2006

Víctimas

Anoche tuve que llamar a la policía. Mis vecinos estaban peleando.
No era él el que le pegaba a ella, estaban peleando. Ella sabe defenderse demasiado bien. Ambos son muy agresivos.

No entendí lo que él decía, su tono de voz era demasiado grave, pero sí lo que decía ella:
Ni mi padre me ha pegado. No lo vas a hacer tú.
Tírame, tírame, decía asomándose a la ventana.
Y lo peor, le decía a su hijo pequeño: A tu padre lo voy a tirar al canal a ver si se muere.

Mientras, el niño lloraba y gritaba: No le pegues a mamá, no le pegues a mamá.
Pero no parecía una lucha desigual, os lo aseguro.

Nunca me ha caído bien esa mujer. Desde hace años la oigo gritarle a su hijo que él tenía la culpa de todo lo que le pasaba. Cada vez que lo escucho siento como la ira se apodera de mí y me entran ganas de subir y partirle la cara.

Cuando llegó la policía ambos se callaron y un agente la llevó aparte para asegurarse de que estaba bien, preguntarle si quería irse con ellos..., en fin, lo habitual cuando encuentras a una víctima, sólo que ella no era la víctima. Nadie hacía caso a la verdadera víctima.

Cuando la policía se marcho la volví a oír hablar diciendo: Nos van a quitar al niño, por tu culpa. Viendo la actuación de la policía no creo que eso ocurra, pero pienso que a ese niño es lo mejor que podría sucederle.

¿Alguien piensa en las secuelas que esa vida va a crear en él?

Está muy de moda preocuparse por las mujeres maltratadas, y creo que debemos ayudarlas, pero son adultas. En algún momento, antes de quedar paralizadas por el terror, tuvieron la oportunidad de defenderse. Un niño nunca tiene esa oportunidad.
Nadie se preocupa de la situación de los niños a no ser que acaben en un hospital con todos los huesos del cuerpo rotos. El maltrato psicológico nunca se tiene en cuenta porque cada uno educa a sus hijos como quiere, y nadie se mete en eso.

Las heridas del cuerpo se curan, las del alma no.

(Podría haber colgado una canción muy típica en estos casos,
Luka de Suzzane Vega, pero creo que sobran las canciones)

24 comentarios:

xnem dijo...

las del alma también pueden curarse, pero muy lentamente.

J-vol dijo...

Así nos luce el pelo con esta sociedad hedonista y autocomplaciente que estamos creando...estos son lo resultados de topar con la realidad que se sale de los estereotipos con los que nos bombardean:agresividad. Y una sentencia más para un inocente:¿qué resultara de un entorno tan hostil?...Ya lo sabemos.

metis dijo...

no estoy de acuerdo. las del alma nunca se curan. siempre queda ese resquemor que no se olvida aunque pasen cien años, y si es producido de niño, peor que peor. Y es las secuelas posterior seguramente se haran visibles y puede que hasta se comporte de igual forma que su madre...


Aunque hay mil ataques psicologicos.. no siempre los mas grandes son los mas graves, a veces una simple palabra o gesto basta para que tu alma (o corazon) sufra por un buen tiempo...

un beso if.lo dicho.

vylia dijo...

Si If, en un caso así las canciones no son necesarias. Yo creo que las heridas que causa el mundo sobre nosotros son irremediablemente incurables. Nos acompañan toda la vida, forman parte de nuestra personalidad, de la manera como enfrentamos la vida. Estoy de acuerdo contigo, pobre niño. En él se crea un patrón de contradicciones muy difícil de cambiar. Detesto esas situaciones...

Un abrazo If.

if dijo...

Xnem, no todas se curan.

J-vol, lo más probable es que acabe comportandose igual que sus padres, pero quizá no sea así. Podría no ser así ¿verdad?

Metis, estamos de acuerdo, nunca se curan del todo. Y si eres niño cuando te las hacen es aún peor. Te digo como a J-vol, lo más probable es que acabe siendo como sus padres porque es lo que ha aprendido, pero podría no serlo, ¿verdad?

Vylia, has acertado plenamente en tu comentario. Y sí, los recuerdos y las heridas le acompañarán toda la vida, ¿como va a olvidarse de toda su infancia o de sus padres?

Tormenta dijo...

Transformar a un niño en víctima es algo terrible. Matar la inocencia, obviar su fragilidad, es un crimen. Nunca somos más nosotros mismos que cuando somos niños. Y el amor o los gritos que nos dan las personas que estan a nuestro lado cuando somos pequeños, nos trasforma en los seres que seremos en el futuro.

No hay tesoro más valioso que la infancia.
Buen (y tb duro) texto, hace reflexionar. Un beso.

Torghest dijo...

que pena de chaval... en mi bloke de pisos, mientras estoy en la city, hay algo parecido. una mujer ke llega bastante bebida y muy por la noche a su casa y empieza a dar voces y tirar platos y uff... no veas... el pobre del marido se le ve con una cara de bonachon... y lo peor son los hijos... pero bueno...

un saludo.

xnem dijo...

Para vosotras el pollo!

También se le puede pegar un tiro en la sien a ese niño y le solucionamos todos los problemas que "tendrá".

Pensar así es dejar sin trabajo a un montón de especialistas en muchos tipos de medicinas y a la facultad humana de pensar, coordinar y reciclarse.
Poseemos una gran virtud; la intuición innata. Si no cometeríamos los mismos errores que nuestros predecesores simultáneamente y no siempre es así.

Noa- dijo...

Puede que las del alma lleguen a curarse pero las cicatrices que dejan son mucho más profundas que las físicas, y pueden determnar la personalidad de la persona de forma dramática.

Saludos

Vita dijo...

Me resulta difícil comentar este post, pero deseo hacerlo. Ya sabes lo que pienso sobre este tema. Podría decir tanto… o callar tanto… Siempre me puso triste escuchar “Luka”. A veces es difícil diferenciar a las víctimas de los verdugos. Las historias personales nunca son simples, la vida no lo es. Pero los niños siempre son víctimas, no eligen pero sufren. Un beso.

if dijo...

Tormenta, matan no sólo su inocencia, sino también sus ilusiones. Que la persona que debería protegerle le haga daño hará que no vuelva a confiar de la protección de nadie.

Torghest, nunca entenderé por qué en una pareja se soporta eso. ¿Acaso el amor a un cónyuge es más importante qua la vida de sus hijos?

Xnem, no hace falta que seas tan drástico. Los especialistas pueden paliar las secuelas que dejan esos ataques en los niños, pero nunca curarlos del todo. Creo que son demasiado graves. Y esos tratamientos sí que sirven para que no cometan los mismos errores que sus padres, que es lo que suele suceder.

Noa-, creo que no vamos a convencer a Xnem pero todos opinamos parecido, las marcas son indelebles.

Vita, son la parte más débil en cualquier conflicto, sea en la familia o en una guerra, y quedan marcados para siempre.

TOROSALVAJE dijo...

Ese niño vive en el terror, así, simple y llanamente, el terror del maltrato, el terror de no sentirse querido, el terror de sentirse culpable, el terror de ver a sus padres así, y eso no lo olvidará nunca.

Tremendo.

amelche dijo...

Hay gente que no debería tener hijos, lástima, con tantos que sí serían buenos padres y, sin embargo, no pueden.

Neus dijo...

Las heridas del alma se repiten como martillazos en la cabeza... Al niño le deseo que lo olvide, que no haya visto ni sentido nada... Es difícil, pero espero que así sea...

if dijo...

Toro, no lo olvidará nunca, puedes estar seguro de eso.

Amelche, nunca se sabe como va a reaccionar la gente ante ciertos problemas, pero cada uno de ellos deberia recapacitar. Nunca lo harán.

Neus, no lo olvidará, lo verá y lo sentirá casi cada día.

Yo miento!!!! dijo...

No he escuchado esa canción... me acordé del cuento "El niño y los clavos" en el se explica lo mismo que dijiste en tu última frase... las heridas en el alma siempre quedan, por más que se pida perdón ellas siguen doliendo...

hack de man dijo...

No sé si se llegan a curar las heridas sicológicas, en el sentido de que llegan a desaparecer. Yo creo que no. Las puedes trabajar y "diludir", pero marcarán tu personalidad, y más cuanto más antiguas sean esas heridas. (Me refiero a cuánto más niño seas en el momento de recibir esas heridas).

Stefy dijo...

¡Hola! Tiene que ser muy desagradable presenciar una situación parecida. Y sí, lo mejor que le podía pasar a ese niño es que los servicios sociales se lo llevasen, porque esas personas no están capacitadas para cuidar un niño.¿Por qué esa clase de gente tiene hijos? Cuidando a los hijos de esa forma, sólo consiguen que ese niño cuando crezca tenga problemas. En fin, es una pena.
Saludos
P.D.- Mi ordenador se ha roto T___T

if dijo...

Mentirosa, Dudo que ninguno de ellos le pida perdón jamás a su hijo. Será él el que al final tendrá un sentimiento permanente de culpa y no sabrá por qué.

Hackman, estoy de acuerdo contigo. Marcan la personalidad.

Shazzer, supongo que cuando deciden tener un hijo no piensan que su comportamiento va a ser ese. Y presenciarlo es algo más que desagradable.
P.D. Te mando un correo.

Lena dijo...

Ese tipo de cosas siguen estando ahí con el paso del tiempo, podrá doler menos, pero nunca se irá ese mal recuerdo. Pero claro, es un niño, se tiene tendencia a pensar..."bueno, cuando crezca ya se olvidará o no se acordará de nada de lo que vio o pasó...." En fín, que triste...

Queen of Hearts dijo...

Niños... pequeños e indefensos niños... siempre son los que llevan la peor parte, no tienen oportunidad para defenderse, no pueden salir corriendo y buscar protección, siempre deben estar bajo la tutela de padres que no les importa más que ellos mismos... Los niños maltratados, ultrajados, niños a quienes les gritan... Me parte el alma cuando tratan mal a los pequeños y nadie puede hacer nada y la "autoridad" se hace que no ve.

Saluditos decepcionados.

Cris dijo...

Ademas de todo lo q has dicho quiero decir una cosa mas, sobre las madres separadas y eso, ni todas las madres son tan buenas, ni todos los padres son tan malos.
Y lo digo xq lo he visto, no siempre la custodia debe ser para las madres,las hay muy malas madres.

if dijo...

Lena, no creo que se pueda olvidar nunca. Se puede vivir con ello, pero nunca puedes echar del todo a tus padres de tu vida, así que ese recuerdo permanece.

Reina de corazones, las autoridades no actúan, pero nosoros tampoco. Sólo nos quejamos si hay ruido, pero todos tenemos cerca a algún niño que es maltratado física o psicológicamente y no hacemos NADA. En la educación de los hijos de otros nadie se mete, auque destruya.

Cris, ambos son culpables en estos casos, el que hace el daño y el que deja al otro que lo haga.

Celeste dijo...

Hola... me ha llegado al corazòn lo que has dicho , realmente y para nuestra angustia creo que es una historia que se repite muy a menudo , creo como tu que debemos tener màs en cuanta los daños psicològicos que puede acarrear un problema o una situacion.
bueno eso es todo lo que tengo para decir.
Saludos... Celeste