viernes, 15 de septiembre de 2006

En el parque

14 de marzo, dos días antes de la segunda de mis bajas de este año, la segunda gran crisis de este año.

Esa mañana me obligué a salir y bajé a pasear a un parque cercano a mi casa.

Mientras estuve allí escribí esto:


Un camino jalonado de bancos.
Un banco cada diez pasos.

Una persona en cada banco.

Un libro en cada par de manos.


Juntos. Separados.

Un grupo de solitarios.

Una hilera de buenas conversaciones sin pronunciar.


Y de fondo, el agua.

El sonido de las gotas cayendo y golpeando la superficie ondulante.

Los colores de los rayos del sol atravesando los chorros que ascienden y caen.


Y de fondo, la hierba recién cortada, saturándonos con su aroma.


Y de fondo, los árboles.

Su sombra enfriándonos con cada racha de viento.


Y de fondo, las voces.


De gente que no está sola,

que no está sentada,

que no tiene un libro,

que no oye el agua,

que no ve la luz,

que no huele la hierba.


Que está sin estar.

martes, 14_marzo_2006

Esa mañana sentí como no he sentido nunca. Mi cabeza presagiaba lo que iba a suceder en un par de días, pero yo aún no.

Mi mente se había vaciado de todo recuerdo de mi vida y tenía que llenarla. Veía todo de un modo diferente a como lo veo habitualmente. Era como si nunca antes hubiera estado allí.


Es lo que tienen los momentos de locura, que ves el mundo desde otro punto de vista que cuando estás cuerdo.

14 comentarios:

Oski dijo...

Y me hiciste llorar...porque me recordaste tantas cosas que no soy capaz de expresar, tantos momentos y tantos recuerdos. Que te debo un gracias, porque me he liberado sin escribir por una vez.

Un abrazo

Stefy dijo...

¡Hola!
Una canción decía "Prefiero ser el loco a estar cuerdo, en éste mundo roto y enfermo". A lo mejor, viene bien de vez en cuando que volverse un poco loco, porque así ves las cosas desde otra perspectiva...
Y sabes perfectamente que no estás loca. Así que, no lo digas más ;).
Besos

vylia dijo...

Y eso, mi amiga, es el mejor de los regalos que la locura nos ofrece. Por eso me gusta tanto.

Un abrazo.

TOROSALVAJE dijo...

Hola If.

En esos momentos nuestra sensibilidad se altera, incluso nuestra escala de valores se modifica, y lógicamente experimentas nuevas sensaciones.

Una vez posteaste algo relativo a grandes personajes de la humanidad, lo recuerdas??, según los parametros de la "normalidad" no eran normales, eran enfermos, si hubieran sido normales no hubieran llegado donde llegaron.

Los grandes artistas, pintores, músicos, escritores, independientemente de su habilidad para el arte, sienten de forma diferente, de no ser así no crearían tanta belleza, sus pinturas serían normales, su música normal y sus libros también.

Quizás tu aquel día tuviste un flash de lo que ellos tienen como propio y habitual.

Besos.

if dijo...

Oski, gracias por tus palabras. Iba a decir que siento haberte hecho llorar pero no, sé lo que eso libera. Te leo aunque aun no comente. Prefiero leer tu blog entero antes (aprovechando que aún es corto).

Stefy, no digo que esté siempre loca, pero en ese momento lo estaba. Y me sentí tan bien...

Vylia, es un gran regalo.

Toro, si los grandes artistas, los grandes de verdad, sienten así, tiene que ser maravilloso y a la vez terrible serlo. Sentir así durante un rato es genial, te sientes flotar, pero sentirte así a menudo e incluso siempre tiene que ser horrible para tí y para los que te rodean.

xnem dijo...

La foto; ese banco solitario a otras horas debe estar muy concurrido, seguro que alguien hace botellón o tertulia allí, la hierba está toda pisada alrededor, y esos adoquines pequeñitos no tienen desperdicio, por aquí no hay.
Vale ya lo dije ahora el texto.

Lo digo porque estas hablando de la soledad y de gente solitaria, en cambio en otros momentos no veo el parque así. La fotografía miente igual que nuestra percepción de la realidad en según que momentos.

Creo recordar que el primer post tuyo que leí hacía referencia a una mujer en un banco que pasaba desapercibida. ¿Era este? algo de un cine...

María dijo...

Lo más triste de todo es esa gente solitaria reunida en el mismo lugar, perdiéndose todas esas buenas conversaciones.

En cuanto a lo de la locura... tú misma te habrás dado cuenta de que muy normal tampoco soy. Pero está bien poder ver cosas que los demás se pierden.

Brian Edward Hyde dijo...

Eres grandísima... Uff, esa poesía es tan real pero tan perfecta, tan presente! Bueno, a veces los cambios incluso puede que vayan a mejor, y lo dice alguien que ahora mismo teme a los cambios más que a nada en este mundo.
Besos

Anónimo dijo...

Sin palabras me dejaste, tienes tanta sensibilidad aunque tú digas que era un momento de locura,no sé decirte nada más,un abrazo desde la lejania, y que sigas mejorando

if dijo...

Xnem, era una estatua de una mujer frente a un cine. "La mujer dormida frente al cine Eliseos" Post del 16 de abril.
Allí no había banco, es una estatua en mitad de un pase de cebra rodeada de coches y durmiendo tranquilamente.

María, pierden eso pero ganan otras cosas, se ganan a sí mismos.

Brian, ¿grandísima? No, no. Simplemente escribí lo que vi.

Anónimo, gracias. He mejorado mucho desde aquel día.

Milleniumsister dijo...

If... me gustó mucho mucho lo que escribiste ese día... pero me gusta más saber que estás mejor...
Te mando otro beso... y te sigo extrañando...

Vita dijo...

Momentos de locura... o quizás momentos de sensibilidad extrema. Eres racional If, pero también muchas cosas más y lo sabes. Un beso.

if dijo...

Mill, pronto hablo contigo. Un beso y un abrazo.

Vita, no sabía que era esas otras cosas, pero lo estoy aprendiendo. Otro beso para tí.

SoL LuNaR dijo...

¬¬