lunes, 22 de octubre de 2007

Luz


La luz de las ciudades con mar es diferente.

Más brillante.

Más líquida.

Te abraza de otro modo.

Si te quema lo hace casi sin avisar.

La luz de las ciudades de interior no tiene piedad.

viernes, 19_octubre_2007

7 comentarios:

xnem dijo...

ummmmh! primi?
Y la luz de las ciudades que aparecen cada día en el Telediario es asfixiante.

seminarista accidental dijo...

Con fluidez casi líquida vienes y te vas, y hoy, la luz que hace unas horas te abrazaba anda desolada. Marchó a dormir. Luz mojada, luz que ilumina el espacio que llenas cuando estás. Sé que mañana el sol volverá a entrar por la ventana preguntando por ti. Yo le diré que espere.

María dijo...

Pero el aire es frío y húmedo, y se te mete en los huesos, y andas todo el día encogida...

TOROSALVAJE dijo...

No me mates, pero me gusta lo que has escrito, aunque no tenga piedad tu luz.

Lo siento, no puedo evitarlo.

Besos.

amelche dijo...

Si es en el Mediterráneo, sí. En el caso de las ciudades con mar en Irlanda, por ejemplo, la luz es diferente. Pero lo que me llama a mí la atención de esos mares es cómo sube y baja la marea, cosa que en el Mediterráneo yo no noto tanto.

METIS dijo...

yo vivo rodeada de luz de mar. si, mas brillante y mas liquida.. pero tambien mas asfixiante.

besos

if dijo...

Xnem, ¿primi?

Mi seminarista, la espera no será larga...

María, Aquí pasa al revés, es el aire el que nos quita la humedad. Claro que en Aragón le decimos aire al viento.

Toro, viviendo de ti ese piropo vale doble.

Amelche, los únicos mares que conozco son el Mediterráneo y el Cantábrico, y en ambos me ocurrió lo mismo. La luz luce diferente.

Metis, vente una temporada al interior y sufre.