domingo, 13 de diciembre de 2009

El pelele (Goya, 1791)


El encierro vuelve loca a la gente. Comienza a darse golpes contra las paredes, a dejar de comer, a no dormir, a dejarse llevar por la apatía, a dejar de querer seguir.

Pero todo eso tiene una solución sencilla. Simplemente se coloca un muñeco a su alcance, un pelele en el que desahogar la frustración que causa el encierro, al que golpear hasta el agotamiento.

Y el pelele, como buen ser inanimado, nunca se queja. Sólo espera que el encierro acabe para que le dejen salir también.

5 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Creo que sé por donde vas.
Y me duele que ocurra eso.
Ojalá me equivoque.

Besos If.

Ya sabes...

erenia dijo...

como van los examenes?y tu vida,aunque deduzco que regular,cuidate

MeTis dijo...

esperemos que el pelele sea algo inanimado al que no se le pueda hacer daño (ni fisica, ni psiquicamente).

te mando un saco de esos de boxeo?

Estoy con toro, espero equivocarme.

besos.

xnem dijo...

Mujer también hay quien disfruta de la soledad, de estar en su casita calentito haciendo sus cosas, siempre hay tanto que hacer y en que pensar.

Andy Pa dijo...

La soledad puede volver locas a las personas, ok... Pero acaso las personas no son capas de crear un mundo hecho totalemente a su modo? influido por esa soledad, que de algun modo te obliga a crear Peleles para que sirvan de compania y así ya no estar solos... Los Peleles son creación de las personas solitarias, o acaso todos somos unos peleles en algún momento de nuestras vidas...