jueves, 22 de mayo de 2008

¿A qué?

Estoy rara. Estoy parada. No avanzo. Y es el peor momento en el que me podía ocurrir esto. El peor. Sólo me queda un mes para el examen de oposición.

Hace dos años, seis meses antes del
anterior examen, tuve una crisis depresiva. Ahora no es tanto, sólo estoy parada.

¿Coincidencia? Empiezo a pensar que no.
¿Cobardía? Es posible.
¿Miedo? Seguro.

¿A qué? ... ... ...

7 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Hola If.

Tienes todos los síntomas del opositor.

Es normal que te ocurra eso.

Lo raro sería lo contrario.

If, se pasa mal preparando exámenes para una oposición, muy mal, horrorosamente mal.

Le afecta a todo el mundo.

Créeme anda.

Hoy soy bueno y no hago bromas de espías.

Pero cuando se acabe la oposición prepárate.

Código rojo, jajajaja, :)

Besos y ánimos.

María dijo...

Eso. ¿De qué tienes miedo? De todas las cosas que podrían pasarte en la vida un examen es lo que menos debería preocuparte.
No te pares y ponte a estudiar.
O a leer. O a dormir. O a pasear. O a hablar catalán. O vete de compras. O haz el pino con una mano mientras exprimes un zumo de papaya con la otra.
Pero no te pares.

Metis dijo...

de fallar quizas?

es la calor del verano chica, seguro, yo no tengo ganas ni de mover un paso. y de estudiar menos. y con los alicientes que me pones ni de coña cogo yo un libro de opos este verano.

bettyylavida dijo...

Tontería.

Perdona que sea tan brusca.

Es tontería porque tienes que pensar que es tontería.

Lo que pasa es que rifarla todo a uno es muy duro, si es que las oposiciones deberían estar prohibidad. En vez de pedir memoria deberían pedir aptitudes y eso no se mide con examenes tipo test. Eso se debería medir de otra forma.
A ver si con tantas mujeres en la elite la cosa cambia (esto es broma, eh?)

Pero esa es la única opción. Es la opción que tú has elegido ( date cuenta de eso, es tu elección, tú eliges, tú mandas) y es porque lo deseas.
Entonces yo creo que lo que deberías visualizar es a tí misma en el caribe, un mes entero, con el sueldazo ahí fijo pa to la vida inquebrantable, tú ahí, tan bien, en la playa, tan divinamente, con tu san francisco, más bien que bien.
Y después coges el boli y hala, a subrayar como una descosía, y vas eliminando temas, este ya me lo sé, este también, ahora a por el otro, yo que sé, dándote cuenta en cada momento exactamente de tus propios logros, de tu propia victoria, de tu valentía, de tu fuerza.
Arriba if!

Arriba, que otras tormentas no han podido contigo.

amelche dijo...

Tiene razón Toro: a todo el mundo le pasa lo mismo. Y en primavera, con el agobio de fin de curso (corregir exámenes, evaluar, etc.) lo que menos apetece es estudiar. Pero es lo que hay. Y no pasa nada: todo el mundo aprueba (sólo que sacar plaza es un poco más difícil, pero eso ya depende del concurso, no de la oposición).

Y, aunque parezca que no, hasta existe gente que se saca la plaza. Así que, ¿por qué no vas a ser tú una de ellas? Te lo digo yo, que tardé 8 años en presentarme a oposiciones porque no me veía opositando.

El pasajero dijo...

El miedo a perder algo que posees es posible ... pero a perder lo que no tienes no debería.
Si hay que hacer algo, tan solo pretender hacerlo del mejor modo posible es suficiente, cada vez un paso, paso a paso ... con los pies paso a paso y la mirada al horizonte ... ánimo...

iakitxu dijo...

ni idea, a mi me pasa lo mismo, un bloqueo pero con otro tipo de exámenes. hay que ir abriendo puertitas para saber que hay al otro lado ó dejarlas cerradas y quedarte con la duda?, vaya la reflexión era para tu post ó para mi mismo?, estas dudas! jeje.
saludos